Primer día del triduo de acción de gracias por los 94 aniversario fundacional

El día 11 de mayo iniciamos el triduo pascual. Esta es una propuesta de oración.

  1. Monición de entrada:  Este año, en el que cumple nuestra Congregación 94 aniversario es de gracia y de retos. Es tiempo de reflexión, de oración de “salir al encuentro de la vida” como Familia Carmelita Madre Asunción. Nos han convocado al XIX Capítulo General Ordinario,  la llamada es que seamos críticas al evaluar nuestra implicación a las inspiraciones claves del Documento Capitular 2014, para que destaquemos los logros y demos gracias a Dios por ellos, detectemos las faltas por abordar, fallas que debemos corregir. Madre Asunción, con la sabiduría que le caracterizaba, nos pide que roguemos a María nos lleve a Jesús., que volvamos al Evangelio, que siga derramando gracia a nuestra Congregación, para salir a prisa al encuentro de la vida, como lo hizo María al visitar a su prima Isabel asumiendo los riesgos y poniéndose al servicio.
  2. Canto de entrada: “Llévame a Jesús, María” u otro que la comunidad considere.

LLÉVAME A JESÚS MARÍA (BIS) llévame a Jesús María, llévame a Jesús

María tu eres la llena de gracia, 
todo Carmelita frecuenta tu casa. 
Eres el santuario de paz y armonía,
el que esta Contigo encuentra la vida.

Todas las plegarias que hoy te dirigimos,
es que eres la guía de nuestro camino.
Madre del Carmelo llévame a Jesús,
para estar contigo al pie de la Cruz.

Fuiste Madre y Virgen
por Dios escogida tu gran humildad,
no tiene medida
Eres el modelo de mi vocación,
porque llevo a Cristo en mi corazón.

3. Oramos: "Lo más importante no es". 

Ant. 1  “No somos nosotras los que hemos amado a Dios, sino que él nos amó primero” 1Jn 4,10.

  • Lo más importante no es que yo te busque, Sino que tú me buscas en todos los caminos (Gn 3,9);
  • que yo te llame por tu nombre,  sino que tú tienes tatuado el mío en la palma de tu mano (Is 49,16);
  • que yo te grite cuando no tengo ni palabra, sino que tú gimes en mí con tu grito (Rom 8,26);
  • que yo tenga proyectos para ti, sino que tú me invitas a caminar contigo hacia el futuro (Mc 1,17);
  • que yo te comprenda, sino que tú me comprendes en mi último secreto (1Cor 13,12);
  • que yo hable de ti con sabiduría, sino que tú vives en mí y te expresas a tu manera (2Cor 4,10);
  • que yo te guarde en mi caja de seguridad, sino que yo soy una esponja en el fondo de tu océano ((EE 335);
  • que yo te ame con todo mi corazón y con todas mis fuerzas, sino que tú me amas con todo tu corazón y todas tus fuerzas (Jn 13,1).
  • Porque, ¿cómo podría yo buscarte, llamarte, amarte… si tú no me buscas, me llamas y me amas primero?
  • El silencio agradecido es mi última palabra, mi mejor manera de encontrarte.
  • Gloria al Padre al Hijo …

Ant. 1  “No somos nosotras los que hemos amado a Dios, sino que él nos amó primero” 1Jn 4,10.

4. Oramos :  “María de la misión y del camino”.

Ant. 2. Gracias Madre por tu presencia, tú nos llevas a Jesús, gracias Madre por tu silencio, tu estimula nuestra fe.

María de la misión y del camino
que llevaste a la casa de Isabel la alegría y la ayuda
y a los campos de Belén la Luz del mundo,
Gracias por enseñarnos el camino del servicio
Por haber acompañado a Jesús en los momentos difíciles,
cuando nadie le entendía, cuando todos le abandonaron,
cuando murió crucificado.
Gracias porque acompañaste a los discípulos en Pentecostés,
cuando recibieron la fuerza del Espíritu que hizo nacer la Iglesia.
María de la misión, también nosotras queremos vivir siendo misioneras para dar gloria a Dios.
Queremos anunciar la Buena Noticia de Jesús,
hablar de ella con todo el que encontramos en nuestro camino,
acompañar al que se siente solo, animar al triste,
ayudar al que necesita que le echemos una mano.
María del camino,
acompáñanos, camina con nosotras siempre
especialmente en este año capitular
que renovemos nuestra opción por los más pobres
y nos comprometamos en su salvación y liberación
María, Madre y Hermosura del Carmelo
Arranca de cuajo lo que es soberbia
y siembra la humildad en nuestros corazones
como el corazón de tu Hijo Jesús
que se hizo siervo de Dios y del pueblo.

Gloria al Padre al  Hijo…

Ant. 2. Gracias Madre por tu presencia, tú nos llevas a Jesús, gracias Madre por tu silencio, tu estimula nuestra fe.

5. Palabra de Dios. Lucas 1, 39-45

“En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» Compartimos la palabra de Dios.

Juntas rezamos:

La Virgen santa, grávida del Verbo, en alas del Espíritu camina; la Madre que lleva la Palabra, de amor movida, sale al encuentro de la vida.

Y sienten las montañas silenciosas, y el mundo entero en sus entrañas vivas, que al paso de la Virgen ha llegado el anunciado gozo del Mesías.

Alborozado Juan por su Señor, en el seno feliz se regocija, y ardiendo de amor desde el vientre de su madre, quiere salir al encuentro del que es la Vida.

Bendito en la morada sempiterna aquel que tú llevaste, Peregrina, aquel que con el Padre y el Espíritu, al bendecirte a ti nos bendecía.

6. Benedictus o Magníficat. (depende de la hora en que la comunidad haga el triduo)

7. Peticiones.
La mies es mucha, los obreros pocos, presentemos al Señor nuestras súplicas.

1. Por nuestro papa Francisco, por los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas,  matrimonios, misioneros y por todas las personas 
que tienen una responsabilidad pastoral. Que en su servicio a la Iglesia sean, como tú, verdaderos pastores para tu pueblo. Roguemos al Señor.
2. Te pedimos por todas las naciones de nuestra tierra, que sea posible la paz y la justicia, impulsadas a través del ejercicio honrado 
y comprometido de sus dirigentes y gobernantes. Que respeten la vida y se preocupen que la calidad de la misma sea según tu querer. Roguemos al Señor.
3. La mies es mucha y los obreros pocos. Te rogamos, Señor Jesús, por las vocaciones específicas a la vida sacerdotal y religiosa. 
Sigue suscitando en el corazón de muchos jóvenes el deseo de seguirte como sacerdotes y religiosos y que  respondan con valentía
 y generosidad a tu invitación. Roguemos al Señor.
4. Señor, aquí nos tienes. Te pedimos por nuestra comunidad, para que con la fuerza de la oración salgamos al encuentro de la vida 
promovamos y animemos las vocaciones, y nos ayudemos unos a otros a responder con generosidad a tu llamada. Roguemos al Señor.

5. Intenciones espontáneas. 

Sintiéndonos llamadas a salir al encuentro de la vida, le pedimos al Padre que nos dé la lucidez para hacerlo al estilo de su Hijo Jesús, decimos juntas: 
Padre Nuestro…

8. Oración:

Te pedimos, Señor que acojas en tu bondad estas oraciones que te dirigimos. Confiamos en ti, Señor. 
Esperamos en ti. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

9. Canto: Flor del Carmelo

 

Deja un comentario