Séptimo día de la novena de la Virgen del Carmen

  • Introducción:

Entre tantos títulos dados a la Virgen durante los siglos por el amor filial de los cristianos, hay uno de significado muy profundo: ¡Virgen fiel!  La primera dimensión se llama búsqueda. María fue fiel ante todo cuando, con amor se puso a buscar el sentido profundo del designio de Dios en Ella. No habrá fidelidad si no hubiere en la raíz esta ardiente y generosa búsqueda; si no se encontrara en el corazón una pregunta, para lo cual sólo Dios tiene respuesta, mejor dicho, para lo cual sólo Dios es la respuesta. La segunda dimensión de la fidelidad se llama acogida, aceptación, en los labios de María, en un “fiat”. Que se haga, estoy pronto, acepto: éste es el momento crucial de la fidelidad, momento en el cual la persona percibe que jamás comprenderá totalmente el cómo; que hay en el designio de Dios más zonas de misterio que de evidencia; que por más que haga, jamás logrará aceptarlo todo. Es entonces cuando se el misterio, le da un lugar en su corazón así como “María conservaba todas esas cosas, meditándolas en su corazón” (Lc 2,19;ver 3,15). Coherencia, es la tercera dimensión de la fidelidad. Vivir de acuerdo con lo que se cree. Ajustar la propia vida al objeto de la propia adhesión. Aceptar incomprensiones, persecuciones antes que permitir rupturas entre lo que se vive y lo que se cree; esta es la coherencia. Aquí se encuentra, quizás, el núcleo más íntimo de la fidelidad.

  •  Canto:
MADRE DE LOS CREYENTES
QUE SIEMPRE FUISTE FIEL
DANOS TU CONFIANZA,
DANOS TU FE. (2)

Pasaste por el mundo
en medio de tinieblas,
sufriendo a cada paso la noche de la fe;
sintiendo todavía la espada del silencio,
a oscuras padeciste el riesgo de creer

Guardaste bajo llave las dudas y batallas,
formándose el misterio
al pie del corazón,
debajo de tu pecho de amor inagotable,
la historia se escribía
de nuestra redención
  •  Salmo primero.

 Ant: Señora de los preferidos de Dios, muéstranos el camino.

María, la virgen fiel…
Modelo de seguimiento y corazón abierto
a la voluntad del Padre.
Maestra de la fe.
Señora de los humildes, de los pobres,
los marginados y solos.

Señora de los preferidos de Dios,
muéstranos el camino,
corre el velo de nuestros ojos,
cambia nuestras miradas,
convierte nuestros puntos de vista,
encarna en nosotras la presencia de tu Hijo
y embebe nuestro corazón con su mensaje.

Virgen fiel a la Palabra.
Que nos enseñas cómo escuchar a Dios
cómo dejarse sorprender,
cómo guardar sin olvidar
lo que no se alcanza a entender
pero es necesario “rumiar”
para ir descubriendo la voluntad de Dios.

Virgen fiel a la palabra,
decidida, comprometida,
que te entregas sin condiciones.
Nos muestras con tu vida como ser fiel en el camino,
como no fallar en el intento,
seguir sin dejar caer los brazos.
Nos enseñas que la fidelidad
tiene momentos de dolor e incomprensión,
y está siempre cimentada
en una enorme dosis de amorque ayuda y permite
superar hasta lo más difícil.

Madre fiel
queremos seguir tus pasos
danos la fuerza para vivir el evangelio todos los días.
Transforma nuestros corazones
ayúdanos a decir “sí”
al Proyecto del Padre
que pasa por la construcción
de un mundo nuevo.

  • Palabra de Dios: Filipenses 1, 27-30

“Solamente les pido que se comporten como dignos seguidores del Evangelio de Cristo. De esa manera, sea que yo vaya a verlos o que oiga hablar de ustedes estando ausente, sabré que perseveran en un mismo espíritu, luchando de común acuerdo y con un solo corazón por la fe del Evangelio,  y sin dejarse intimidar para nada por los adversarios. Este es un signo cierto de que ellos van a la ruina, y ustedes a la salvación. Esto procede de Dios, que les ha concedido a ustedes la gracia, no solamente de creer en Cristo, sino también de sufrir por él, sosteniendo la misma lucha en la que ustedes me han visto empeñado y ahora saben que sigo sosteniendo”

  • Cantamos: Esta es la Palabra de Dios. Viviré la Palabra.
  • Eco de la Palabra.
  • Peticiones.

Te presentamos Señor nuestras necesidades, para que por la intercesión de la Hermosura y Madre del Carmelo escuches nuestras plegarias.

Por la Familia Carmelita, para que vivamos nuestra vocación en clave de servicio como lo hizo María. Oremos.

R/ Que la Madre y Hermosura del Carmelo interceda ante su Hijo.

Por la Iglesia, para que sus pastores, animadores de comunidades, 
los religiosos y religiosas, los laicos comprometidos,
sean reflejo de la bondad del Padre. Oremos.

R/ Que la Madre y Hermosura del Carmelo interceda ante su Hijo.

Por los pueblos sometidos en las tinieblas de la dictadura, de la falta de libertad y justicia, 
para que desde la unidad, el respeto a la vida, la confianza en Dios, 
busquen caminos de libertad, justicia en clave del Evangelio. Oremos.

R/ Que la Madre y Hermosura del Carmelo interceda ante su Hijo.

Peticiones libres.

  • Padre Nuestro.
  • Oración:
¡Oh Virgen Santa del Carmen! Jamás podremos corresponder el hecho de darnos tu santo Escapulario. 
Acepta nuestro sencillo, pero hondamente sentido, agradecimiento y,
ya que nada te podemos dar que sea digno de Ti, ofrecemos nuestro corazón, con todo su amor, 
y toda nuestra vida, que queremos emplear en el amor y servicio de tu Hijo Señor nuestro, 
y en propagar tu dulce devoción, procurando que todos nuestros hermanos en la fe,
con los cuales la Divina Providencia nos hace convivir y relacionar, estimen y agradezcan tu gran don, 
vistiendo el santo Escapulario, y que todos podamos vivir y morir en tu amor. Amen.

Canto final:

MI alma canta el gesto de amor,
se alegra mi espíritu en Dios, salvador,
pues Él se fijó en la sencillez y humildad de su sierva.

Santo es nuestro Dios y su Amor perdurará. 
Y lo recordará cada generación (bis)
Su brazo es fuerte y justo su obrar.

Dispersa a los hombres de mal corazón 
Derroca al poderoso, levanta al humilde
llena al pobre de bienes
Ha protegido a su esclava el Señor
A nuestros padres ya lo prometió.
Y se acordó de su amor a Abraham por siempre

 

 

 

Deja un comentario